Drenaje linfático

El Drenaje linfático es el conjunto de maniobras manuales que actúan sobre el sistema linfático, con el fin de dar salida al exceso de linfa estancada que por cualquier causa patológica se encuentra retenida, y su finalidad es evacuarla al torrente sanguíneo.

Evidentemente, para que sea efectivo es necesario que el profesional que lo realice, tenga la capacidad y experiencia para valorar al cliente y conseguir efectuar las maniobras de forma precisa, ya que, de lo contrario, el masaje podrá ser placentero pero no conseguirá su objetivo: llegar al sistema linfático.

El objetivo es mejorar las funciones esenciales del sistema circulatorio linfático por medio de maniobras precisas, rítmicas y calculadas, que activan y mejoran la circulación linfática favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho.

¿Qué efectos tiene sobre el cuerpo el drenaje linfático?

  • Actúa sobre la circulación venosa de retorno.
  • Aumenta la diuresis debido a la gran movilización de líquidos.
  • Aumento del flujo linfático superficial y conexión a las vías profundas.
  • Efecto analgésico, sedante y relajante, reflejo de una activación del sistema nervioso parasimpático.
  • Favorece el automatismo de la musculatura lisa y el peristaltismo intestinal.