Una fobia es un miedo intenso, irracional y desproporcionado hacia algo que en realidad constituye una amenaza mínima o nula. Es un miedo persistente y desmesurado ante un objeto, situación, animal o idea.

Al menos el 10% de españoles sufre o ha sufrido alguna vez algún tipo de fobia o temor ilógico hacia un determinado estímulo externo ya sea un objeto (un cuchillo o una ventana), un animal (una araña o una rata) o una idea (quedarse encerrado o enfermar).

 

¿Diferencia entre Miedo y Fobia?

El miedo es una emoción básica y fundamental para adaptarnos a nuestro contexto. El miedo como emoción primaria nos ayuda a reaccionar, nos alerta de los peligros reales y nos permite afrontarlos de manera adecuada. Cuando el miedo como emoción supera un cierto umbral se convierte en lo que llamamos miedo patológico o fobia. 

Este miedo patológico o fobia hace que la persona se bloquee y se vuelva incapaz de reaccionar de forma adaptativa conforme a las circunstancias, limita o anula la capacidad de respuesta. Hay fobias simples, a un estímulo concreto, como a las serpientes, a volar, a conducir..etc. Y otras que bloquean completamente a la persona, fobias generalizadas como las hipocondrías o las obsesiones compulsivas.

Nos encontramos ante un miedo que debe ser tratado por un profesional cuando la percepción del miedo nos inhabilita o limita en algún aspecto de nuestra vida.

La espiral del Miedo

Las personas que sufren una fobia tienden a evitar todas las situaciones que puedan ser asociadas al miedo. La intención de la evitación es reducir los efectos del miedo pero en realidad es una trampa, puesto que aumenta no sólo la desconfianza de la persona en sus propios recursos, si no también la reacción ante el estímulo se vuelve más extrema por lo que se vuelve cada vez más limitador. La solicitud de ayuda es otra estrategia contraproducente, que confirma al sujeto su incapacidad para afrontar las situación y se generaliza hasta que se convierte en una necesidad absoluta de estar acompañado.

En Centro Plenium trabajamos con diversas metodologías para el tratamiento de las fobias, desde la desensibilización con terapia EMDR, exposición gradual a través de visualizaciones y Realidad Virtual, técnicas de relajación, etc.

Cuando se corta la espiral de evitaciones y se expone gradualmente a las situaciones evitadas, el miedo se reduce y se recupera la confianza en las propias capacidades personales .

DESCARGAR EN PDF: BOLETIN-05